Las bodegas

En la parte trasera del casco urbano del pueblo se encuentran las bodegas, excavadas en la ladera del monte sobre el que se asienta Las Pedrosas, estas construcciones constan, por normal general, de la bodega propiamente dicha, en la que se almacenaba el vino en los toneles, y del trujal, que suele estar sobre el techo de la misma, y es por donde se echaba la uva en el lugar donde iba a ser prensada o pisada. En la actualidad la mayoría se encuentran en un estado de conservación bastante precario, debido principalmente a la falta de uso.
Junto a la antigua carretera, en un camino paralelo, enfrente de las bodegas descritas, también hay otro conjunto de bodegas, si bien éstas son menores en número y están peor conservadas.