Historia

Historia

Cuando hablamos de la historia de Las Pedrosas, resulta difícil remontarnos a sus orígenes, puesto que  se pierden en la Edad Media, habiendo numerosas referencias a nuestro pueblo desde entonces hasta nuestros días en diversos documentos.

Siendo Rey de Aragón Jaime I El Conquistador, otorgó fueros a los pobladores del término de Las Pedrosas en el año 1229, mismo año en el que conquistó la isla de Mallorca.

El 22 de julio de 1251 Guillermo, procurador de Montearagón, permutó con el rey Jaime I unos bienes a favor de Montearagón, consistentes en el castillo y villas de Santa Eulalia la Mayor y Castilsabás, a cambio de las de Marcén y Las Pedrosas, y una cantidad de dinero y granos. Esta permuta se realizó con un noble altoaragonés llamado Ato de Foces, acto que se formalizó el 3 de junio de 1252.

Años después, en 1269, según una escritura del 30 de junio (Diplomatarium de Jaime I, nº 956ª, 30 de junio de 1269), Jaime I permutó el Castillo y Villa de Las Pedrosas, con todos sus derechos reales y personales, y 600 sueldos de los molinos de Daroca, con el Obispo de Zaragoza, Arlando de Peralta, por Ribarroja y Albalat, poblaciones situadas en el reino de Valencia.

En el año 1293, el Obispo lo dio en Feudo honorable a la familia Ahones, sucediéndole los linajes de los Ayerbe, Francia y Suñen de Val. Debido a la posición ambigua de Ferrán de Ahones respecto a la guerra entre el rey de Aragón contra Artal d’Alagó, ese mismo año el lugar de Las Pedrosas fue atacado por Ferrenc de Luna, motivo por el que fue amonestado por el rey, que aclaró que no estaba en guerra contra este noble.

En el año 1561 Pedro Suñen de Val era Señor de Las Pedrosas. Tal como se refleja en su testamento, cerrado en la Villa de Ejea, el 18 de junio de este mismo año, ante el notario Geronimo Bentura, al faltar sus descendientes, ordena que se venda el lugar al Real Monasterio de Santa Engracia de Zaragoza. Sus descendientes fueron María Suñen de Val, monja prefecta del Sepulcro de la ciudad de Zaragoza; Martín, su hijo segundo, que falleció, y Pedro Suñen de Val, que falleció sin sucesión en el año 1589. Antes de morir éste había seguido pleitos por algunos créditos, oponiéndose el Arzobispo de Zaragoza, al querer el Señorío por el Feudo mencionado, y los vecinos del lugar eran vasallos feudales. Pero dicho Suñen presentó multitud de papeles en la Corte del Justicia de Aragón, obteniendo sentencia favorable el 17 de diciembre de 1573. En el matrimonio entre Pedro Suñen y Gerónima de Yuste, el dote fueron cien mil sueldos jaqueses, que fueron hipotecados sobre los vienes y el lugar de Las Pedrosas. Al tener también muchas tierras en este lugar, el Monasterio de Santa Engracia procedió a la compra de todos su créditos el 24 de octubre de 1598, mediante escritura testificada por Miguel de Villanueva, notario de la ciudad, por 6250 escudos.

El 22 de noviembre de 1598 el Prior, Fray Jaime Balleser, tomó posesión de los juramentos y homenajes de los vecinos del pueblo, del Palacio, montes y Vedado (que era únicamente del Monasterio), el horno de cocer pan y las casas y campos del pueblo, del cual se dice que era muy abundante en caza y trigo, en lo que aventajaba a los demás del Reino. Era también el Monasterio el encargado de nombrar Alcalde y la jurisdicción civil solamente, ya que la criminal correspondía a los Condes de Luna. Los vecinos del pueblo tenían que pagar cada año al Monasterio 25 cahíces de trigo, 10 de avena y 25 escudos junto con 4 yuntas de arar (el que las tuviera) y 2 peonías.

Tras numerosos litigios el 31 de enero de 1599, declararon que pertenecían al Monasterio todas las jurisdicciones y derechos, por ser éste el Señor del Lugar de Las Pedrosas, adjudicándoselo con todos sus términos, leñas, psatos, aguas, balsas y cazas. Finalmente, el 24 de marzo de 1688 se obtiene Decreto de Firma de la Corte del Justicia de Aragón, sobre la observancia de la mínima concordia. declarándolo con Derecho de Pleno Dominio en 1698. Así pues, y tras todos estos pleitos, en el año 1701 el Monasterio vende el lugar de Las Pedrosas al conde de Berbedel, Don Antonio González y Ximénez de Urrea, por 6000 libras jaquesas, que tras verse incapaz de pacificar el pueblo, lo vuelve a traspasar al Monasterio en 1712.

En 1651 nuestro municipio es tocado por la peste aragonesa.

Ya en el siglo XIX, cabe destacar también la importancia de Las Pedrosas como punto de paso de las tropas defensoras de la ciudad de Zaragoza durante los Sitios, aspecto este que está más ampliado en su correspondiente sección de esta misma página.

Pero incluso en la industrialización del medio rural de nuestro país, Las Pedrosas fue una localidad pionera, teniendo constancia de la constitución, bajo la dictadura de Primo de Rivera en 1927, de la compañía «Eléctrica de Las Pedrosas», con un capital social inicial de 15000 pesetas.

Pero Las Pedrosas no es sólo un pueblo con historia, como puede verse en lo descrito anteriormente, sino que además ha estado presente en algunos episodios importantes de la misma, como la Guerra de la Independencia o la expansión del ferrocarril, con su llegada a las Cinco Villas.

Las Pedrosas y la Guerra de la Independencia

Nos encontramos en el año 1808. Las pretensiones francesas de invadir Portugal, firme aliado de Inglaterra, para poder llevar a cabo de forma completa el bloqueo continental impuesto por Napoleón a las islas británicas, conducen a una invasión encubierta de España. A estas alturas el autoproclamado emperador francés ya cuenta en sus dominios con casi...

Continuar leyendo

El ferrocarril de Las Pedrosas

Pese a que haya a quien pueda parecerle una broma, Las Pedrosas formó parte, hace años, del estudio del trazado de una línea de ferrocarril. Corría el año 1873 cuando el ingeniero Bartolomé Madrazo diseñó el primer proyecto de línea de ferrocarril para la comarca de las Cinco Villas, y que pretendía unir mediante este...

Continuar leyendo

Santo Crucifijo

(Del libro Aragon Reyno de Christo y Dote de Maria SS. fundado sobre la columna immobil de Nuestrea Señora en su Ciudad de Zaragoza, Roque A. Faci, 1739) Santo Crucifijo del Lugar de Las Pedrosas En este Pueblo, situado sobre la Villa de Zuera, entre el Río Gállego y Castejón de Valdejasa, se venera en su...

Continuar leyendo