El pan

El pan en Las Pedrosas

Inicialmente, Las Pedrosas contaba con un horno de pan de tipo comunitario. Posteriormente se pasó a un sistema mixto en el que se combinaba un horno privado, una parte del trabajo que hacían las propias familias, y un sistema de pago al fiado. Durante la posguerra, debido a la escasez de recursos, se generalizó el consumo del pan de salvado, ahora llamado pan integral. Con el paso del tiempo, se fueron imponiendo importantes cambios en el tipo de pan que se gastaba y en la manera de elaborarlo.

El pan y la manera de elaborarlo

El pan antes se hacía en las casas, masaban en las casas para toda la semana antiguamente. Había hornos en las casas también pero yo ya lo que conozco es el horno que había del pueblo donde había su panadero y hacían su pan ellos. Se puso hace muchos años, era yo pequeña y me acuerdo de ir a por el pan, lo hacían ellos. Después hacías tortas en casa, por ejemplo cuando hacías la matacía lo que quedaba de la manteca que decimos el chicharro pues eso se capolaba y hacías unas tortas de manteca, tú las preparabas y las subías a cocer al horno, te las cocían. Y el fullatre típico de Navidad que se hace con calabaza de esta roja, lo hacías en las casas también y lo subías, digo subir porque estaba en la plaza de Aragón la panadería.

Ahí tenías un horario de ir a buscar el pan. La hora del pan, ibas todos del pueblo y te vendían el pan. Era un rato muy bueno también porque te juntabas ahí todos, cada uno contaba su historia y sus cosas.

Y cuando íbamos a por el pan yo me acuerdo que llevábamos una libreta, una hojita con el número de día, una hoja de color sepia, y te la picaban. Entonces es que se pagaría el total al final del mes. También se llevaba la harina, la saca de harina como tenías el trigo en casa.

Levadura, masa y señal

Llevábamos el horno nosotros. Echabas l’harina y luego echabas el agua y masar bien masada. Luego conforme ibas masando según si estaba más blanda o más seca echabas harina. Hacer los panes, y luego metelos al horno, y luego sacalos. Masar era en una bacía, unos taburetes y la bacía estaba en alto. La levadura la llevábamos de casa en casa, en una cazuelica, dejabas un poco de levadura en la cazuela y la llevabas a la casa que le correspondía masar al otro día, y con esa levadura que era la madre de la masa la masaba la otra y la otra la llevaba a la otra. Se masaba y se dejaba reposar en la misma bacía pa que subiera la masa, tapao, se tapaba con ternas que había largas y cortas. Se llevaba al horno, se ponía en el tablero, y ya se cortaba y hacías los panes.

Se ponía una señal en lo que hacías de pan, pa que se viera, como algún dedal o alguna cosa así que se viera, o el nombre, cuando lo ponían pa echalo al horno, de hojalata y ponían el nombre y ya se distinguía el pan.

Y mi padre hacía una fiesta con sardinas de cubo y daba pan y sardina, la fiesta del horno, iba to’l pueblo.
Era más en invierno me paece a mí. No me acuerdo qué santo era, la fiesta del horno, en diciembre era la cosa.

La libreta, el cartón y los tipos de pan

En tiempos aquí había una panadería común para todo el pueblo pero aquello era ya inviable. Cogió mi padre y en principio la gente seguía yendo allí a cocer el pan como se hacía en el horno que había comunitario. Y llegó un momento que mi padre cogió la opción de que la gente le llevase la harina y el que tenía harina le levaba equis kilos, entonces él le daba un cartón. Al principio fue una libreta pero hubo muchos problemas. Era un cartón con una numeración que según los kilos de pan que se llevaban se iba cortando un número. Era el cartón y una matriz. La matriz se la quedaba mi padre y el cartón para la gente.

Mi madre trabajó mucho también, y una persona que tenía para ayudarles. Entonces se hacía el pan de kilo y medio, otro pan de kilo y luego posteriormente ya vinieron las barras. Y yo aún recuerdo muy levemente que era la posguerra y se hacía pan moreno, y el chusco que daban de racionamiento, y la gente venía a buscar el chusco que le decían que era un panecillo pequeño que era del pan que ahora se busca, el pan de ración, que lo daban con cartilla. Aún lo recuerdo. Era pan de salvao que es lo que ahora llaman el pan integral, que ahora se come de capricho y entonces era de obligación porque no había otro.

Todos los testimonios transcritos son fragmentos de sendas entrevistas realizadas en agosto de 2014 a María Luisa Marco, nacida el año 1921, en noviembre de 2016 a Paquita Laguarta, nacida el año 1948, y en febrero de 2017 a Ana María Gordún, nacida el año 1943.
Descargar la ficha divulgativa en formato PDF.